Banner
Banner

Regreso a Clases: Recomendaciones para padres de niños especiales

Escrito por 

El comienzo de un nuevo año escolar es una etapa de adaptación que vivimos padres e hijos cada año. Después de meses de vacaciones, los niños entran a un nuevo nivel escolar con mayores exigencias, mostrando diferentes comportamientos acordes a su nivel de desarrollo.

 

 

Para algunas familias esto implica también un cambio de escuela, con lo que adicionalmente se enfrentan a exigencias académicas diferentes, nueva infraestructura, nuevo personal, etc.

Es importante que los padres acompañen a sus hijos en este proceso de manera que los niños pasen por él lo mas suavemente posible y logren enfocarse en los objetivos académicos, deportivos y sociales de esta etapa.

Cuando un niño con necesidades especiales comienza el año escolar, tanto los padres como la escuela deben enfocarse en las características propias e individuales de ese niño. Todo individuo tiene fortalezas y debilidades, para poder mejorar las debilidades debemos conocerlas bien y basarnos en las fortalezas para poder lograr mejores resultados.

Dichas fortalezas y debilidades son únicas en cada niño, aún cuando compartan con otros alguna categoria diagnóstica. Es por esto que los niños con necesidades especiales se benefician de educación individualizada en salones con pocos alumnos y profesionales capacitados para su educación.

Así mismo, se benefician enormemente del trabajo en equipo entre padres, educadores y terapistas. Los padres deben conocer el trabajo individualizado que se realizará con su hijo durante el año escolar que comienza, los objetivos y la estrategia de tratamiento, y colaborar con ellos. Los padres, por su parte, son el enlace entre la escuela y los terapistas que trabajen con el niño, con los cuales deben establecer una excelente comunicación, de manera que entre todos realicen un trabajo en equipo que se dirija a lograr los mismos objetivos.

De acuerdo con esto, algunas recomendaciones para los padres son:

  • Sostengan una reunión tanto con los maestros del año escolar que va a comenzar como con los terapistas de su hijo para conocer y ajustar lo que se trabajara en el nuevo año escolar.
  • Pidan recomendaciones de como apoyar el trabajo en la casa.
  • Establezcan un horario diario para su hijo que le permita tanto a ustedes como al niño conocer exactamente lo que se espera de él y qué tiene que hacer para lograrlo. Los horarios de este tipo disminuyen en gran medida la incertidumbre y permiten tanto a los padres como a los niños enfocarse en las actividades que deben realizar. Así mismo, permiten organizar las diferentes actividades que tienen los niños con necesidades especiales.
  • Tengan a mano y a la disposición de su hijo los recursos necesarios para realizar las actividades, como por ejemplo, útiles escolares, un espacio para hacer last areas, una buena alimentación acorde con sus necesidades, entre otros.
  • Establezcan un sistema de reforzamientos en relación con las actividades académicas y con el cumplimiento de sus tareas desde que comienza el año escolar.
  • Involucren al niño en su educación, mas allá de la realización de las tareas. Por ejemplo, visiten con él la escuela antes de que comience el año escolar y si es posible, hagan contacto con las maestras y otras personas con quienes vaya a compartir una vez comience el año escolar.
  • Pidan a los terapistas del niño incluir en su trabajo actividades referentes al inicio del año escolar.
  • Sean consistentes en relación a las actividades, horarios, exigencias, reforzamientos y todo lo relativo a la organización de la vida de su hijo. Ser consistente y firme con amor y afectividad le dará seguridad a su hijo para enfrentar cambios como el que representa el nuevo año escolar.

 Aún cuando el inicio del año escolar puede ser una etapa de incertidumbre y un reto para muchos, si logramos organizarnos lo mejor posible y ofrecer a los niños el apoyo tanto a nivel de la realización de sus actividades como a nivel emocional, la adaptación sera mucho más suave.

Tengan en cuenta que cada niño es único y los que mejor conocen sus necesidades son sus padres y las personas que tienen contacto con el frecuentemente, por lo que el mejor apoyo para su hijo es involucrarse activamente en su educación y en su desarrollo.

                                                                                       

Visto 6001 veces
Viviana Vethencourt

Email Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Tu estás aquí: