EL SHOCK CULTURAL

social-1206612_1280

El  shock cultural se produce incluso en jóvenes que viven en el mismo país, que al entrar en la Universidad interactúan con estudiantes de distintas nacionalidades.

Una vivencia común a muchos estudiantes

Dejar atrás la familia, tus amigos,  tu país, tus costumbres, tu cultura, no es un proceso fácil, y a ello se enfrentan, los estudiantes que dejan todo, para vivir en otro país completamente diferente, incluyendo el idioma. Experimentan sentimientos de confusión y ansiedad, que se ha dado en llamar Shock Cultural.

Claro que la adaptación a una cultura nueva es difícil y aunque no se manifiesta igual en todos, hay sin embargo sentimientos comunes que experimentan como son tristeza, ansiedad, frustración, nostalgia y desarrollan opiniones negativas de la nueva cultura. Para algunos su cultura y la nueva serán similares, para otros podrán ser diferentes y opuestas. Sin embargo este shock cultural, se produce incluso en jóvenes que viven en el mismo país, que al entrar en la Universidad interactúan con estudiantes de distintas nacionalidades.

Durante las primeras semanas todo es precioso, diferente, mejor, pero aun no tiene responsabilidad dentro de la nueva cultura. Pasado este tiempo entra en un proceso de hostilidad, y surge muchas veces un sentimiento de frustración porque no puede comunicarse y comienza a molestarle la diferencia.

También podría interesarle Los países con mejor sistema educativo

Entre los síntomas más comunes de stress que produce el shock cultural esta, el quedarse en casa, el sentirse desanimado, el tener sueño excesivo, irritabilidad, comer o beber en exceso.

Se atraviesa por un proceso gradual y una vez que se da cuenta de lo que está pasando, es el momento para empezar a encontrar vías de comunicación con la gente del país y comienza a apreciar la diferencia y ajustarse a ella. Finalmente viene la adaptación, llega a sentirse parte de las dos culturas, la suya y la que está conociendo.

Aunque muchos estudiantes no lo superan y vuelven a casa, para aquellos que se quedan es conveniente hagan algunas cosas para superar el shock cultural, entre otras: comunicarse con su familia; desarrollar autoconfianza y leer sobre el tema; aprender el idioma y participar activamente en la comunidad; participar en actividades culturales  con la que se identifiquen y tengan que ver con su cultura; mantener el sentido del humor, no hay que olvidar que la risa siempre ayuda a luchar contra la ansiedad.

Una vez superadas las diferencias culturales el estudiante llegará  a sentirse parte de las dos culturas y se convertirá en un ser biocultural, capaz de disfrutar de ambas culturas, la suya y la  que está conociendo.

Fuente: Edición 8 Aldea Magazine

Deja un comentario