Tecnología y comunicación: ¿Cómo les va a los adolescentes?

Por: Juliana Gerena, Dra. en Psicología, Fundadora de Gerena and Associates y Raven Oshiro, Magíster en Ciencias

Los adolescentes han acogido la comunicación en Internet como un recurso social necesario para la vida diaria. Debido al amplio rango de la maquinaria disponible para los jóvenes, ellos dependen del uso de los sitios de redes sociales, los teléfonos celulares, las aplicaciones, las computadoras, los videojuegos y las cámaras de vídeo como su fuente principal de interacción. Uno de los motivos por los cuales los adolescentes han disfrutado de esta forma de comunicación es porque pueden enviar mensajes y otros contenidos a sus amigos sin ser juzgados por maestros y padres (1). Considerando que estos mensajes se envían bajo el radar de las autoridades, este comportamiento se ha vuelto problemático y genera gran preocupación en relación al contenido de los mensajes que se envían. Por tales motivos, es crucial que los padres, maestros, asesores y profesionales estén conscientes de los peligros inherentes a Internet, los cuales incluyen la exposición de los jóvenes a material sexual y captación sexual.

Peligros de la comunicación celular 
El uso de Internet influye en el valor de las relaciones y juega un rol vital en el desarrollo de la dinámica de los grupos de adolescentes. Un estudio halló que los adolescentes que envían mensajes explícitos mientras usan sus teléfonos celulares asociaba el comportamiento con la necesidad de conseguir la aceptación de sus compañeros (2). Esta forma de comunicación es más conocida como Sexting, un término que se usa para explicar la acción de enviar mensajes, fotos o vídeos sexualmente explícitos. Según las investigaciones, el 70% de las chicas adolescentes reportó que el sexting, con un 61% de aceptación del comportamiento, es un producto de la presión de los compañeros (3). Los resultados del sexting han sido documentados y los estudios recientes reconocen que los adolescentes estén involuntariamente consumiendo y distribuyendo material pornográfico a través de sus celulares (2). En consecuencia, los adolescentes no son conscientes de los peligros asociados con este método de comunicación entre sus compañeros.

El uso inapropiado de las funciones de Internet puede tener graves consecuencias para los adolescentes, incluyendo interacciones con el sistema judicial, el ciberbullying o acoso cibernético, el hostigamiento y el abuso digital. La etapa de la adolescencia representa un riesgo en sí misma debido al mal juicio del joven, al aumento de la curiosidad sexual y al deseo de gratificación inmediata. Además, los adolescentes que usan Internet también pueden estar en riesgo de divulgar su información personal al público, como sus fotos y otra información que los identifique. El sexting puede moldear
la dinámica de los compañeros, ya que frecuentemente los adolescentes envían mensajes sin considerar las consecuencias para ellos mismos o para sus compañeros. Por ejemplo, cuando un adolescente envía una foto donde se encuentra desnudo o un mensaje sexualmente explícito, cree que la foto llega solamente a los ojos del que la recibe, lo cual no siempre es el caso, considerando la dinámica cambiante del grupo. Por tanto, una manera en que un adolescente se venga de otro es divulgando mensajes que alguien le ha enviado con dencialmente, con la intención de herir a su compañero. Cuando los mensajes divulgados se hacen públicos, pueden frustrar relaciones, con efectos a largo plazo tanto para el que los envió como para el que los recibió. Es por eso que es importante ofrecer a los adolescentes educación psicológica relacionada a la seguridad en Internet.

¿Qué pueden hacer los padres? 
A medida que la tecnología sigue innovándose, los adolescentes evolucionan junto a ella y se convierten en los expertos en esta forma de comunicación. Por eso, es imperativo que los padres se informen sobre la última tecnología
o aplicación móvil, con la intención de ofrecer a sus hijos una supervisión adecuada. Por lo general, los adolescentes no conocen las leyes asociadas con delitos sexuales o con posesión de material sexual. Es por eso que es más probable que ellos se involucren involuntariamente en un delito de carácter sexual. Aumentar la toma de consciencia de los peligros involucrados al usar la comunicación por Internet mejora la seguridad de los jóvenes cuando están activos en las redes sociales. Las estrategias para las familias incluyen practicar la comunicación abierta, monitorear el uso de Internet que tiene el joven y compartir información sobre tecnología en casa. Aunque emplear estas medidas de seguridad puede ser desafiante, estos canales de comunicación ofrecen tanto a jóvenes como a padres los conocimientos para permanecer seguros usando la comunicación móvil. Los padres también pueden familiarizarse con el desarrollo social de su hijo y compartir el uso de habilidades efectivas para sobrellevar distintas situaciones. Los padres pueden buscar apoyo según lo consideren necesario con otros padres, la biblioteca local y la escuela de su hijo. Los padres y los maestros deben conversar los temas relacionados con Internet con los jóvenes para garantizar la seguridad de los niños en el mundo cibernético.

Sobre  Juliana Gerena

Juliana Gerena, Dra. en Psicología, fundó Gerena and Associates en Coral Springs, Florida. Un consultorio privado cuya misión es la de ofrecer servicios de salud mental para niños, adultos, parejas y familias. Gerena obtuvo un doctorado en psicología clínica en la Universidad de Albizu y tiene más de 20 años de experiencia trabajando con la población forense, específicamente con niños y sus familias. Raven Oshiro, Magíster en Ciencias, es una estudiante de doctorado en psicología clínica en la Universidad de Albizu. Se encuentra actualmente terminando su capacitación en Gerena and Associates, atendiendo a niños y sus familias. Para mayor información, visite: Gerena-associates.com